Casa Terracota, un punto de encuentro entre arte, arquitectura y tierra

Quien se acerca a Casa Terracota inevitablemente se siente atraído e intrigado por lo poco convencional de sus formas, colores y texturas, así como por su volumen y sus áreas construidas.

Con la obra enfrente, comienzan a surgir preguntas en la mente: ¿qué es este lugar? ¿qué función cumple? ¿a quién pertenece? ¿qué se sentirá estar dentro o, incluso, vivir allí?

Lo cierto es que además de ser la cerámica más grande del mundo, Casa Terracota, localizada en Villa de Leyva (Boyacá), es un lugar único donde se funden la arquitectura y el diseño, y otra serie de artes y oficios. Desde su origen y concepto, el arquitecto colombiano Octavio Mendoza Morales, ha buscado promover un estilo de vida alternativo y armónico, tanto para el individuo y la comunidad, como para el medio ambiente circundante.

Casa Terracota es el símbolo de la propuesta de vida de Octavio Mendoza Morales: un proyecto de construcción que, apoyándose en los cuatro elementos (tierra, aire, agua y fuego), convierte la tierra en arquitectura habitable

Entre otras cosas, él sugiere que el acto de “habitarlo” no sólo implica ocupar los espacios interiores de la casa, sino también relacionarse con aquellos exteriores y aledaños. Por lo tanto, a través de su sistema de construcción y correspondiente filosofía, invita a acoger dinámicas innovadoras que transforman desde el proceso mismo del diseño y la construcción hasta su misma ocupación, invitando entonces a crear un vínculo más estrecho entre los espacios y su(s) residente(s).

En ese sentido, Casa Terracota es el símbolo de la propuesta de vida de Octavio Mendoza Morales: un proyecto de construcción que, apoyándose en los cuatro elementos (tierra, aire, agua y fuego), convierte la tierra en arquitectura habitable; al tiempo que produce objetos funcionales que participan del proceso de cocción mientras se transforman en piezas útiles para la vida cotidiana de los residentes del espacio.

Casa Terracota es un proyecto sin fin, pues las posibilidades que ofrecen los procesos creativos que allí dentro se desarrollan son infinitas y siempre tiene algo nuevo para ofrecer.

Así mismo, Casa Terracota es un espacio destinado a la experimentación arquitectónica y artística, en donde se generan propuestas alternativas de uso y decoración de los espacios que la conforman, teniendo siempre como pilar el que sean amables con el medio ambiente.

Es por esto que esta estructura recoge y promueve la práctica de las distintas artes y oficios como lenguajes y caminos de vida de todos los seres humanos. Para esto, se ha convertido también en sede de talleres y/o visitas particulares a través de los cuales comparte su conocimiento con todos aquellos interesados en el tema.

La historia que recoge Casa Terracota viene desde la infancia del arquitecto. Desde pequeño vio cómo la tierra era convertida en diversos sistemas de construcción. Entre ellos estaban la tapia pisada, el adobe, el bahareque, el ladrillo o el bloque. Años después, como profesional, notó cómo las ciudades y sus edificios estaban construidas por millones de ladrillos cocidos, cómo las cadenas de consumo obligaban a adquirir esa materia prima a precios elevados, y cómo el diseño final que se le daba a ese material restringía el uso de los espacios y, por consiguiente, la vida que allí dentro se desarrollaba.

Varios años de reflexionar al respecto lo llevaron a concluir que debía haber otras maneras de relacionarse con los espacios y con los materiales que los construyen. De ahí que decidiera darle un giro a esas técnicas, buscando utilizar el elemento tierra para crear, construir o producir todo aquello necesario para vivir, protegerse, descansar o recrearse.

Casa Terracota en tiempo presente

La construcción inició en 1999 y, puede decirse que, la “estructura madre” se terminó en 2016. Pero Casa Terracota es un proyecto sin fin, pues las posibilidades que ofrecen los procesos creativos que allí dentro se desarrollan son infinitas y siempre tiene algo nuevo para ofrecer.

En pocas palabras, Casa Terracota es punto de encuentro creado para y abierto a todas las manifestaciones artísticas, artesanales y/o humanas. Por eso continuará creciendo, desarrollándose, enseñando y aprendiendo. Esto la convierte, inevitablemente, en un proyecto tanto atemporal como de relevancia global.

Horarios de visita

Lunes a Domingo
8:30 am a 5:30 pm

INFORMACIÓN IMPORTANTE: Casa Terracota estará cerrada al público desde el lunes 16 de marzo de 2020 hasta nuevo aviso, luego de las declaraciones de emergencia sanitaria a raíz de la pandemia que ha detonado el Coronavirus (COVID-19)

Ingreso Casa Terracota

Adultos: COP $15,000
Niños hasta 12 años: COP $8.000

Síguenos en nuestras redes sociales

© Casa Terracota es una obra artística protegida por el derecho de autor y demás normas aplicables. El titular expresamente se reserva todos los derechos que las leyes reconozcan sobre la Obra. Está expresamente prohibido todo uso y forma de explotación de la Obra, ya sea en todo o parte de ésta, incluyendo sin limitarse la reproducción, almacenamiento temporal en forma electrónica, transformación, adaptación, comunicación pública, puesta a disposición al público, distribución, importación de copias, alquiler comercial, reproducción en elementos promocionales y mercadería, salvo que sea previa y expresamente autorizado por escrito por el titular de los derechos o por la persona que éste faculte para tal efecto. Ningún uso podrá vulnerar los derechos morales del autor. El uso no autorizado de la Obra podrá constituir una infracción a los derechos reconocidos por la ley, permitirá a su titular iniciar las acciones civiles y penales correspondientes, y dará derecho a la indemnización de los perjuicios causados. No se autoriza la asociación directa o indirecta de la Obra con marcas u otros signos distintivos, ni con terceros no autorizados. Casa Terracota es una marca registrada, y su uso sólo podrá realizarse con la autorización previa y expresa de su titular o de la persona que éste faculte para tal efecto. El ingreso al inmueble en el cual se encuentra ubicada la Obra mediante el pago de una boleta o tiquete de acceso, no constituye una autorización previa y expresa para usar la Obra.

Comunícate con nosotros